Google

miércoles, 13 de junio de 2007

La Paradeta marisquería

Situado en el barrio del Borne de Barcelona (barrio de zona antiguamente pesquera y con gran tradición a éste respecto), exactamente en una vía llamada C/ Comercial paralela a C/ Comerç y perpendicular a la C/ Fusina, se encuentra uno de los restaurantes más geniales de Barcelona si tenemos en cuenta calidad y precio; además de lo singular que está montado en cuanto a forma de servir, de pedir, etc. Iré por pasos.Ante todo comentar que se trata de un marisquería/freiduría para todos los públicos como veréis. Con aproximadamente unas veinte mesas y espacio para unos cien comensales, se nos presenta un restaurante que cautiva y que me enorgullece de presentaros:


LA PARADETA. Para el que no conozca la zona, se trata de buscar la entrada del parque de la Ciutadel-la; muy próximo a la estación de Francia de trenes y también a la Avenida Lluis Companys donde actualmente están aún los juzgados de Barcelona.


Para el que vaya en coche, recomiendo coger la C/ Fusina y justo antes de girar por C/ Comerç, aparcar en el parking ya que posiblemente sin pagar va a ser complicadísimo. Sino también podéis aparcar en el parking de la estación de Francia.Ya fuera del automóvil, del parking también claro, recomiendo, y es tema muy importante, no haber llegado más tarde de las 20:40 h. ya que, por lo bueno que es el lugar y el buen precio, deberéis de hacer cola.


Lo genial es llegar sobre las 20:15h., si tus circunstancias personales te lo permiten, y hacer una cervecita o un refresco en algún bareto de la zona; para "hacer gana".


Bien, con cervecita y/o refresquillo, o sin ellos, llegó el momento de "tomar posiciones" para lo que será, sin duda alguna, una cena sorprendente.Como he comentado, el restaurante está en la C/ Comercial, parte lateral derecha del mercado del Borne, una callecita pequeñita y en la que, a horas de cena, sólo hay eso abierto por lo que va a ser complicadísimo perderse y no verlo rápido. Sino ya sabéis, preguntando a cualquiera os lo indicará rápido que la gente de la zona lo suele conocer. El tema está, como he citado antes, en llegar a las puertas de La Paradeta (La Paradita en castellano) sobre las 20:40 h. para evitar colas aunque, no descartéis encontrarla también a esa hora un viernes o un sábado.


Bien, el restaurante tiene una particularidad y es que, cuando hemos entrado, lo primero que encontraremos es la típica parada de mercado de marisco. Por tanto, veremos, los chipirones, almejas, gambas, cigalas, rape, buey de mar, tallarinas, percebes, navajas, boquerones, camarones, bogavantes, etc. como en las paradas, sobre hielo, todo fresco y a peso. Si, si, a peso. Obviamente el bogavante no, va por unidad, como las ostras.Bien, lo que es básico y fundamental es "apuntar bien el tiro" o lo que es lo mismo, no quedarse corto ya que, en el momento que te sirvan, ya no puedes pedir más. Bueno si puedes, pero deberás "chuparte" nuevamente la cola, dato que lógicamente, no he visto a nadie hacer aunque de todo hay en éste mundo.Para poneros un ejemplo, el otro día fui con una amiga y pedimos, 300 gramos de tallarinas, 300 gramos de puntillitas (calamarcitos pequeños rebozados), 300 gramos de almejas, 200 gramos de boquerones, 4 gambas cada uno, dos cigalas cada uno, un bogavante a partir, dos "manojos" de navajas de cinco unidades cada uno y cuatro ostras para cada uno; más una botella de vino blanco. Si, vamos, juraría que era exactamente lo que digo. ¿Precio? 21 euros por persona no llegaba. En serio, no os engaño.


Bien, aquí es el momento en que lo explicas a alguien y el otro piensa, "vaya eme de mariscada te deben haber dado"; me refiero a calidad. ¡Que equivocados están! vamos, está claro, que marisco gallego de primera no será, pero vaya gambas que tienen, vaya almejitas más ricas, ummmm la navajas.... A lo que me vengo a referir es que la calidad es muy buena y, por el precio, éste restaurante permite ser accesible a cualquiera y a disfrutar de una buena mariscada.cabe tener en cuenta que se ve que el dueño tiene unas paradas de marisco en algún mercado y que, por ello tuvo la idea de hacerlo y presentarlo así al público.


Ahhh, por cierto, ahí no acaba todo. El restaurante no deja de ser nuevamente singular y particular ya que no tiene servicio. Me explico. No me refiero al servicio de WC 's y tal, sino a camareros. Bueno si, o sea, llegas, pides los gramos y unidades de lo que quiera pero, posteriormente, la chica que te sirve te pregunta "¿Sabes como va?" a lo que te comentará, si lo niegas, que tu mesa es, pongamos un ejemplo, "la 22". Vale, le dices tú, "la 22 para mí". Bien, entonces, si has pedido algo frío, léase unas ostras o unas gambas (recomiendo hacerlo para ir picando antes de que puedas degustar lo caliente), te lo dará en un plato. Bien, el tema es que, plato en mano, te preguntará si quieres algo de beber, mientras ves como los típicos cucuruchos de palomitas, en los que han puesto cada uno de los mariscos por peso que hayas pedido pasan hacia la cocina. Bien, aquí viene lo cachondo del tema, tú eres "la 22" como he comentado y, entonces debes sentarte y puedes ir picando lo frío que ya te han dado y bebiendo lo que hayas pedido pero, en el momento en que esté preparado parcial o totalmente lo que hayas pedido caliente, mediante un micro te llaman desde cocina.


Imaginemos "22, 25, 7". Te tienes que levantar a buscar lo tuyo que ya está, en mayor o menor medida. Por ello como comento, no hay servicio o camarero mejor dicho, por lo que deberás ir a buscar el/los plato/s mientras se vayan haciendo. Y, como cuando pides la bebida te dan un ticket, marcado todo lo que hayas pedido, en el momento de recoger lo que hayas pedido, te irán tachando plato a plato.Comentar a éste respecto que lo llevan controlado para llamarte de dos a tres veces máximo y que el restaurante es pequeñito, muy normal con mesas de madera como sus sillas, por lo que no hay que caminar largos trayectos.


Para nada, es cómodo y simpático el tema. Eso si, cuando acabes debes llevar los platos a cocina.Por ello es importantísimo el no hacer corto cuando pidas ya que, mientras vas comiendo y te estás pegando el atracón, verás como fuera, en la calle, se va haciendo una cola que a veces a llegado hasta dos calles más para abajo.


Espectacular, pero es que el sitio, por todo, vale la pena.Por último comentar que os diría teléfono de contacto, aunque me parece que no se reservan mesas, y número exacto de la calle, aunque ya comenté que no tiene pérdida, y, de hecho, siempre que voy cojo como diez tarjetas que suelo repartir la misma noche a los colegas y conocidos ya que siempre, repito siempre, he salido diciendo "dios como he jalado" y, siempre, cualquiera que he llevado a éste simpático restaurante me ha dicho que ha quedado plenamente satisfecho y repetirá. vale la pena y mucho. Por ello, no tengo ninguna tarjeta para daros esos datos aunque ya digo, no tiene pérdida.Recomendado completamente, al 100% ya que además, para los más y menos jóvenes, posteriormente a la cena nos encontramos en un lugar mágico de la ciudad en la que podemos encontrar de todo para una buena marcha del fin de semana, pudiendo encontrar bares, pubs, discotecas, etc. todo en un radio de acción de 500 metros a la redonda y sin necesidad de coger el coche. Un sitio 10 para una zona 10.


PD: Últimos datos recabados para ustedes, abierto de Martes a Sábado para cenar y Sábados y Domingos para comer. C/ Comercial, 7. Telf. 93.268.19.39 y por cierto, ¡podéis comprar marisco para comerlo en el restaurante o comprarlo como si se tratara de una parada de mercado y llevarlo a casa! ¡Lo disfrutaréis!

No hay comentarios: